Hojas de pan de oro para pensar: el arte del Kintsugi

Transformar el error en oportunidad: el Kintsugi (literalmente kin = oro + tsugi = arreglo) nos lo enseña, un antiguo arte japonés que emplea hojas y polvo de oro y plata para recomponer los fragmentos de un objeto de cerámica roto.

Hojas de pan de oro para pensar: el arte del Kintsugi


Nacido en el siglo XV, esta sencilla técnica, ingeniosa y extraordinariamente poética se basa en la idea de que una herida o un daño pueden ser interpretados también como una oportunidad de cambio y mejora.

Con el Kintsugi los pedazos se recomponen aplicando la hoja de pan de oro de 24kt sobre la superficie de un pegamento, tradicionalmente la laca urushi, que se obtiene desde hace miles de años de la resina de los arboles. Cada cerámica reparada con sutiles y preciosas hojas de pan de oro es una auténtica pieza única, dibujada por las líneas siempre diferentes de las fracturas y del amor con la que son sanadas. Los objetos adquieren así una nueva vida y un valor inestimable, precisamente como aquel de la experiencia de vida de cada uno de nosotros.

EL PRODIGIO DE LA HOJA DE PAN DE ORO EN POLVO

Según la tradición la técnica del Kintugi se habría inventado gracias a Ashikaga Yoshimasa, octavo shogun del shogunato Ashikaga, tras haber roto su taza de té preferida. Consternado, la envió a China para que fuera reparada, pero las gruesas uniones metálicas con las que había sido recompuesta lo dejaron muy descontento.

Decidió entonces confiarla a artesanos japoneses que tuvieron la sorprendente idea de reparar la pieza de cerámica de gran valor sentimental con polvo de oro, transformándolo de este modo en una obra de arte extraordinariamente preciosa.

Desde aquel momento se multiplicaron las personas atraídas por esta técnica. Esto ocurrió gracias a la calidad estética del resultado y a su profundo significado, sin embargo, fácil de comprender para todos. Reparar un objeto dedicándole tiempo y atención y utilizando un material precioso como la hoja de pan de oro puro nos enseña el arte de la resiliencia. Esta técnica antigua y al mismo tiempo actual nos explica como un suceso traumático, una experiencia dolorosa o un error no significan el fin de un camino, sino una invitación para encontrar un nuevo modo de recorrerlo y nos recuerda que nuestras heridas pueden convertirse en preciosas tramas con las que reescribir nuestra historia. Con su polvo de oro el Kintsugi nos enseña, por tanto, a reaccionar de manera positiva ante las adversidades considerándolas una ocasión para dar mayor valor a nuestra vida.

Vanity Fair recientemente ha relatado la historia de una joven florentina, Gioia Di Biagio, afectada por una enfermedad rara de nacimiento que convierte su piel en sumamente frágil. Gioia ha transformado el Kinstugi en una cura metafórica de su fragilidad. Las imágenes de su rostro con las heridas dibujadas con oro se han convertido en una muestra fotográfica, una performance teatral Io Mi Oro y un emocionante libro autobiográfico Come oro nelle crepe. Così ho imparato a rendere preziose le mie cicatrici, ed. Mondadori.

Polvo de oro para cosmética
Credit: © Ilaria Di Biagio

PAN DE ORO DE AUTOR

El arte del kintsugi es un arte lento: para reparar un objeto con resina y hoja de pan de oro convertida en polvo son necesarios muchos pasos de aplicación y secado que pueden durar incluso todo un mes. Esto, junto con la belleza del polvo de oro puro, explica porqué los objetos realizados a mano con esta técnica pueden llegar a ser muy costosos y salen al mercado como auténticas obras de arte

Foglia oro

Entre las versiones actuales y asequibles del Kintsugi, cabe recordar la de la conocida marca de diseño Seletti que propone un completo set de mesa en cerámica y polvo de oro puro que retoma la antigua técnica japonesa en clave contemporánea y alegre.

Reparar algo roto con hojas de pan de oro puro esconde también un mensaje extraordinariamente actual unido a la sostenibilidad del consumo:nos invita a evitar de forma consciente la tentación consumista del usar y tirar y dar valor a las cosas que tenemos, imaginando para ellas nuevos usos en lugar de tirarlas. Si tenéis ganas de probar a practicar este arte, aquí encontrareis la descripción detallada de todos los pasos del ritual Kintusgi y aquí el polvo de oro Manetti perfecto para este uso.

Polvo de oro para cosmética