Hoja de pan de oro de 24kt: de la restauración a la cosmética

A lo largo de los milenios la hoja de pan de oro de 24kt ha sido empleada de muchos modos diferentes. Algunos, como la producción de marcos dorados, de valiosos libros y de muebles lujosos o la decoración de edificios y monumentos han entrado a formar parte de la tradición artesanal y artística de muchas civilizaciones. Para disponer de una panorámica de su historia y difusión basta pensar en los sarcófagos dorados del antiguo Egipto, en los fondos de oro medievales, en los opulentos muebles barrocos, en las magnificas salas de Versalles y del Hermitage, en los templos del extremo oriente y en las cúpulas de las iglesias, de las mezquitas y de los capitolios, en los maestros del arte europeo como Gustav Klimt y en las performance de Marina Abramovic. Una larga e ininterrumpida línea dorada conecta, a través de los siglos, la hoja de pan de oro de 24kt con las máximas expresiones de la belleza creadas por el hombre en cada tiempo y latitud.

Pero también desde los orígenes de su historia, la hoja de pan de oro puro ha sido empleada de maneras menos convencionales y a menudo sorprendentes. Los antiguos egipcios la comían para sentirse más cerca de los dioses y los señores del renacimiento la empleaban para decorar sus banquetes. Los productores de hilo tejían la hoja de pan de oro de 24kt junto con los hilos de seda para crear preciosos brocados. La industria aeroespacial la ha utilizado como revestimiento de protección en muchos satélites artificiales. En el campo de la investigación científica la hoja de pan de oro se emplea para revestir las muestras biológicas a observar con el microscopio electrónico.

Entre las aplicaciones que cuentan con un pasado milenario, pero son poco conocidas para la mayoría está la de la hoja de pan de oro de 24kt para uso cosmético.

Foglia oro 24kt

La hoja de pan de oro de 24kt para la cosmética

La industria de la belleza y del bienestar la presentan a menudo como una gran novedad, pero el uso de la hoja de pan de oro como complemento de belleza y de salud de la piel está documentada desde hace muchos siglos. Una de las primeras celebrities en emplearla fue Cleopatra. La reina de Egipto, conocida en todo el mundo por su carisma extraordinario, aplicaba cada noche sobre su rostro una fina mascarilla de oro puro a la cual confiaba la tarea de mantener intacto el esplendor de su piel. 2000 años después, su secreto de belleza se ha convertido en rutina de belleza de modelos y estrellas de la música y del cine y de los más lujosos spas del mundo que ofrecen a sus clientes más exigentes exclusivos tratamientos de 24kt.

Gracias a la disponibilidad en el mercado de productos certificados y garantizados como los de la línea Beauty Gold de Giusto Manetti Battiloro ahora está la alcance de todos regalarse el placer único de un tratamiento digno de una reina.

Tratamientos con hoja de pan de oro de 24kt: instrucciones de uso

Hoja de pan de oro de 24kt

Para una aplicación perfecta de la hoja de pan de oro cosmética sobre el rostro, cuello y todo el cuerpo basta con seguir algunos sencillos pasos:

  • Limpiar a fondo la piel con leche limpiadora y tónico.
  • Aplicar una buena crema hidratante o un sérum regenerante.
  • Extraer las hojas de pan de oro de 24kt de su librillo con la ayuda de unas pinzas.
  • Aplicar las hojas de pan de oro una junto a la otra, de tal modo que quede completamente cubierta el área a tratar.
  • Golpear ligeramente el papel de seda antes de retirar la hoja, de tal modo que se adhiera a la perfección la hoja de pan de oro a la piel.

Las hojas de pan de oro actúan como una auténtica barrera contra la oxidación y permiten, por tanto, a los principios activos contenidos en los productos para el cuidado del cuerpo penetrar completamente y a fondo en la epidermis. Transcurrido el tiempo necesario para la completa absorción de las cremas y sueros, le sigue un masaje ligero que permitirá retirar la hoja de pan de oro y activará al mismo tiempo una delicada acción exfoliante. En el caso de que queden pequeños restos de oro sobre la piel al final del tratamiento pueden dejarse sin suponer riesgo alguno, aportarán al rostro y al cuerpo un magnifico esplendor.